Crónicas de muertes anunciadas

CIRCULO

Por María del Mar Ramón.

Los femicidios, sobretodo en Pilar, se están convirtiendo en crónicas de muertes anunciadas y retratos de un accionar patriarcal, machista y negligente de parte de las instituciones competentes de garantizar la seguridad de las mujeres en situación de violencia.

La Fiscalía y la comisaría de la mujer terminan generando casi una connivencia con las situaciones de violencia, al revictimizar a las mujeres y defender a los varones. Dejando, en muchos casos, la mudanza del distrito como única alternativa de supervivencia para las víctimas.

El día de hoy, 29 de febrero de 2016, Verónica Salomé Barufaldi, una mujer hostigada y violentada por su ex pareja desde hace más de 4 años, tuvo que ver a sus hijos partir con el hombre que amenaza con matarla al menos una vez a la semana.

Con una medida perimetral vigente, una exclusión del hogar concedida por el Juzgado de Familia y más de 5 denuncias por violencia consignadas entre la Fiscalía de Derqui y el Juzgado de San Isidro, no ha sido posible que el varón detenga sus amenazas ni hostigamientos y el día de hoy pudo llevarse a los hijos de ambos, sin acordarlo previamente con verónica, y sin exponer ninguna medida judicial que sí lo permitiese.

Cuando llegó la policía al colegio de los niños, lo único que hicieron fue defender al varón y amedrentar a la víctima. La situación terminó cuando llamaron a la Fiscalía de Derqui, cuya cabeza es la fiscal Carolina Carballido Catalayud y, por orden expresa de la misma, el padre fue habilitado para llevarse a los niños.

También en Pilar, la noche del 28 de febrero, Noemí; una mujer en extrema situación de violencia, que tiene un botón antipánico debido al inminente riesgo en el que se encuentra y los constantes hostigamientos de su ex pareja, presionó el botón insistentemente, pues su ex se encontraba amenazándola en la puerta de su casa.

La única respuesta que encontró fue una petición de la policía al violento para que se alejara. El hombre continuó acosándola y amedrentándola por teléfono y al consultar de vuelta a la policía, le exigieron volver a la fiscalía y notificar la ruptura de la medida, si quería tener un resultado diferente. Nada más que eso.

En resumidas cuentas: una mujer que tiene un botón antipánico que la “defiende” de algún ataque feroz e inesperado de su ex violento, que además tiene una medida perimetral que sólo le garantiza la seguridad dentro de su casa, si quiere exponer que esas dos medidas fallaron (porque el violento vive, además, a media cuadra) tiene que salir de su casa y volver a la fiscalía donde inició el proceso y donde no hubo respuestas ni cercanamente satisfactorias o conscientes del peligro real que enfrentan estas mujeres.

Como una organización que opera principalmente en Pilar, con la prevención y derivación de casos de violencia de género, nos vemos en la obligación y en la urgencia de informar esta gravísima situación a los medios que conocemos. Conscientes de que sin el apoyo institucional y judicial es imposible garantizar la seguridad de las mujeres.
Tenemos como antecedente 3 femicidios en el distrito cuyas víctimas tenían todas las medidas judiciales al momento de ser asesinadas.

Creemos firmemente que las mujeres mencionadas y muchas otras que desconocemos se encuentran en riesgo inminente de muerte y que si las instituciones no son denunciadas y no empiezan a actuar de la manera correspondiente, las víctimas del distrito van a ser incalculables.

María del Mar Ramón, Red de Mujeres.
https://www.facebook.com/programareddemujeres/?fref=ts

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s