Nada mejor para el poder que hacerle creer a un estúpido que tiene poder

CIRCULO 55

Por Osvaldo Pugliese

Pte. Concejo Deliberante de Pilar

Nuevamente se pone en debate, esto sucede año tras año, la problemática de la seguridad.

Es en estos momentos en que las propuestas coyunturales, descontextualizadas, sin planificación, sin inversión de recursos, sin un plan conglobante desde el Estado Nacional y Provincial, deja a la deriva a las Municipalidades, que deben tomar medidas, de cualquier tipo. Medidas que expresen una voluntad de lucha contra el delito, en consonancia con lo que la gente reclama, so pena de ser quemado en la hoguera de lo que la “gente quiere”, pero esas medidas son a todas luces insuficiente y transitorias.

Las gestiones Municipales, en el mejor de los casos, pasan a ser una especie de cruz roja de la política, en materia de seguridad pública.

No sé si la política es la continuación de la guerra por otros medios o la guerra es la continuación de la política por otros medios, pero de cualquier manera son dos fenómenos análogos que necesitan ser contenidos, y esta contención viene en un caso por la cruz roja municipal y en el otro por los ámbitos públicos vinculados a la seguridad.

La primera fase de la política de estado en seguridad la hace el legislador, la segunda fase la llevan adelante la policía, el sistema judicial y el sistema penitenciario.

Pero como las burocracias nunca se suicidan y hacen lo que pueden, y lo que pueden es poco y es lo más fácil, esto hace que se lleve la impronta de la precariedad de las políticas de estado, que siempre en estos casos, esta impuesta por alguien que la maneja desde una cabina de teléfonos, esto es un problema estructural grave.

No hay nada mejor que hacerle creer a un estúpido que tiene poder y esa es una de las funciones esenciales del sistema, es hacérselo creer a ellos a través de expresiones tales como, Su Señoría, Jefe, etc… Y lo grave no es que alimenten a su narcisismo, sino que se lo creen.

Muchas veces sucede que al poder político no le queda otra que quedar atado a la suerte y al trabajo de la policía, ante la amenaza de un caos y del temor público.

Cuando en un Estado, no hay una distribución horizontal del poder hay corrupción, porque no hay control. Pero no es que el objetivo de un Estado sea la corrupción, aunque es cierto que los nazis se pueden haber llenado de oro, pero no fue la corrupción el objetivo del Estado nazi.

Los medios de comunicación también juegan un rol importante, muchas veces, generan una construcción artificial de la realidad, pero esa construcción debe tener límites, y esos límites nos deben llegar. Y esto no significa coartar la libertad de expresión o de prensa.

La realidad se crea a través de la comunicación. Si lo que se comunica es que el gran peligro que existe es la seguridad, llega un momento en la gente empieza a pensar que está cercada por una banda de asesinos que los van a matar si salen a la calle, entonces, la solución es “que venga la mano dura-dictadura”. Los medios generan el miedo al delito común.

En la antigüedad la gente se juntaba en las plazas para ver las ejecuciones públicas de las brujas y los delincuentes, después se juntaban para ver cómo le cortaban la cabeza a los nobles o reyes, que eran los que disponían las anteriores ejecuciones.

Hay que cambiar como sociedad y ese cambio empieza con nosotros mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s