No digas endeudamiento

CIRCULO 55

Por José Luis Ortega

@ortegajoseluis

Financiamiento. Esa palabra que insistentemente utiliza el Gobierno de Cambiemos en Pilar (y en las administraciones provincial y nacional), no es otra cosa que endeudamiento.

Esa búsqueda de “financiamiento” parece ser una vocación para el Intendente Ducoté. Una de sus primeras reuniones importantes fue con el Presidente del Banco Nación, Carlos Melconian, allá por enero. Se Contó poco del encuentro: cajeros, perspectivas de desarrollo y “herramientas a las que podría acceder el Municipio para financiarse”.

Ya en febrero, se comenzó a instalar la idea de buscar “créditos internacionales”, con avales de Provincia y Nación. Ya que el gobierno local planificaba un “agresivo” plan de obras.

Hace pocas semanas, el 18 de marzo, la necesidad de financiamiento fue llevada a Jorge Macri, presidente del Grupo Provincia. La idea de es que Provincia sea el garante (y que lo autoricen) y en todo caso el pago se descuente de la coparticipación que recibe el distrito. Endeudamiento Fiscal.

¿Cuánto es lo que necesita Pilar, entonces, para “financiar” las obras que el déficit de $300 millones heredados no le permiten hacer?

“Vamos a hacer todo lo posible para que podamos tener acceso a crédito internacional para poder hacer las obras que Pilar necesita”, dijo Ducoté al cumplir sus 100 días de gobierno. Y le puso un número: “sería una estructuración muy conveniente para Pilar endeudarse en el orden de 200 o 300 millones de pesos para realizar obras a largo plazo que las vas a terminar haciendo igual y mejor ya tener”.

Finalmente el Intendente presentó su modificación de presupuesto 2016: $2.513 millones. Un 25% más que el año pasado. Y claro, oficialmente se comunicó: “además de tener nuevas fuentes de financiamiento con el fin de invertir en obra pública, la adquisición de bienes de uso y garantizar la prestación de todos los servicios básicos para los vecinos de Pilar”.

Y agregan: “Una parte de la financiación provendrá de Bapro con $100 millones destinados a infraestructura y $50 millones a maquinaria y patrulleros (si, $150 millones). La Provincia de Buenos Aires será otra fuente de financiamiento: aportará $144 millones para infraestructura y $60 millones serán destinados a seguridad con el propósito de ampliar la capacidad operativa”.

Aunque siguen sin descartar los créditos internacionales, más difíciles.

La primera puerta fue abierta, con reparos del Concejo Deliberante. Se aprobó la Ordenanza Preparatoria, es decir, que el municipio comience los mecanismos administrativos para evaluar la viabilidad del proyecto (el endeudamiento). Pero es un proceso bastante complejo el que viene. Es lo que requiere la Provincia, y que deberá ser consustanciada por la Asamblea de Mayores Contribuyentes y Concejales. Sin ellos, no tiene validez, aunque se lo concedan.

Para este endeudamiento, se necesitan aprobaciones provinciales, del Ministerio de Economía, Tribunal de Cuentas, ni hablar de la búsqueda de dinero en el exterior, sea la entidad que sea privada o gubernamental.

Hay quienes hablan de hasta el 31 de junio para terminar el trámite de presentación y que a fines de Julio podría estar el dinero.

¿Sirve?

Las expectativas económicas indican que las tasas nacionales de empréstitos no van a bajar, apostando a que la gente ponga su dinero en plazo fijo, ofreciendo entre 27 y 31% en pesos, para que no se migre al dólar y tratar de mantenerlo planchado. Los intereses por préstamos rondarán los mismos porcentajes.

Otra vez: ¿Sirve?

Si se va a poner en juego coparticipación, avales provinciales o nacionales, sería preferible hacerlo por un monto mayor que $150 millones. Sobre todo para justificar el trabajo y el pago de intereses: 22% anual x 50 millones y 31% para los otros 100 millones.

La realidad es que el Tribunal de Cuentas difícilmente permitiría tomar mayor deuda.

La cuestión es para qué? Si fuese para pagar gastos, proveedores, y pasivos, se lo consideraría “liquidacionista”, dice un conocedor de administración municipal. En este caso se dice que será para infraestructura y bienes de capital.

Teniendo en cuenta que se aprobó el “comienzo del trámite”, nadie tiene en claro cuáles serán las obras en las que se invertirá ese dinero. Se habla de obras de prevención de inundaciones, pero hasta ahora, los concejales consultados, no tienen un solo detalle.

El otro riesgo es que el cálculo del dinero necesario a tomar y con la inflación, vaya quedando corto. Si la previsibilidad de la inflación, según la consultora Ecolatina estima para 2016 un rango de entre 30 y 35%, eso es casi 3% mensual, más que el optimista 1% que plantea el Ministro de Economía Prat Gay para la segunda parte del año y que tras el “ordenamiento” de la economía, el Poder Ejecutivo podrá “reestablecer la confianza y el crédito”, como sostuvo.

Si la inflación no afloja, tal vez, en vez de adquirir maquinarias o realizar obras, solamente estemos pagando una deuda, intereses y servicios que no sirvieron para que vivamos mejor. Sino solamente, más pobres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s